domingo, 30 de octubre de 2016

¿QUÉ PASA?

Necesito desahogarme, aquí y ahora.
Estoy rota y cada día lo estoy un poco más. Parece que me recupero y cuando pienso que estoy bien vuelvo a hundirme.
Me da miedo todo cuando antes nada me daba miedo.
Me da miedo el futuro, quedarme sola, no ser suficiente... Cada día que pasa mis miedos aumentan un poco más y siento que me ahogo entre ellos. Cada vez me vuelven más débil y no veo la luz al final del túnel.
Fuente
Muchas veces he pensado en tirar la toalla, en rendirme, en dejar que todo pueda conmigo y ya está. En volver a esconderme bajo las sábanas y distraerme para no pensar en nada que me haga sentir como ahora. En crear una nueva burbuja que aplaque este dolor.
Siento que estoy rota y cada día lo estoy un poco más. Me da pánico. Pánico.
¿Y qué pasa si no consigo ser suficiente?
¿Qué pasa si me quedo sola o si no tengo a nadie en quién apoyarme?
¿Qué pasa si me da miedo lo que pueda pasar?
¿Qué pasa si me acabo hundiendo?
¿Qué pasa? Porque no lo sé y me está matando.
Está acabando conmigo este puto mar de incertidumbres, de posibilidades que no tienen por qué ocurrir, pero una simple posibilidad basta para que me ponga en lo peor.
¿Y qué pasa si me boicoteo a mí misma? Si decido que es el fin y que hasta aquí hemos llegado. Que un agujero es mucho más cómodo que cualquier otra cosa.
¿Qué pasa si decido que todo da igual, que nada importa y que todo seguirá siempre igual?
¿Qué pasa?
Estoy rota y no veo cómo arreglarme.
No veo cómo echar o apaciguar esos miedos que me invaden, me atormentan y me hunden.

Y joder, me duele que metan el dedo en la llaga, que jueguen como si nada importase. Como si fuese un puto muro de piedra sin sentimientos.
¿TENGO SENTIMIENTOS VALE? Me estás hundiendo, ¿no lo ves?
Que si no eres esto, que si no eres lo otro, que si no eres lo de más allá. YA SÉ QUE NO LO SOY, DEJA DE RECORDÁRMELO.
Soy una borde de mierda, me gusta estar a mi bola y a su vez pendiente de los demás, me gusta más vivir las historias de los demás que vivirlas yo, estropeo más cosas de las que arreglo, no me fijo en las consecuencias, simplemente hago y si sale bien, bien, sino pues nada, soy un puto desastre, no puedo evitarlo.
Pero deja de decírmelo una y otra vez, no puedo ser como tú quieras que sea, simplemente no puedo.
Ya sé que hay gente espera de mí cosas que no puedo darles, pero eso no quita que no me importen y que no quiera dárselo, simplemente no puedo por cómo soy, y me haré mil líos antes de tener nada claro.
Y sí, puedo hacer daño a los demás, pero no lo hago a propósito. Piensa que si hago daño a alguien sin querer es porque antes me lo he estado haciendo a mí mucho más tiempo.
No puedo evitar ser quién soy, tanto para bien como para mal. Y ahora mismo todo me supera, todo me parece un mundo. Siento que no voy a conseguir absolutamente nada y que el mundo se me va a comer y no puedo hacer nada para impedirlo. El miedo me tiene paralizada.

(Esta entrada fue escrita el 26 de julio de 2106, pero creo que iba siendo hora de publicarla)

No hay comentarios:

Publicar un comentario